PALPITACIONES

domingo, 19 de marzo de 2017

UN POZO

Solo uno basta para que el desierto se vuelva jardín y mis sequedades queden transformadas en vergeles. Con tu agua los campos se llenan de flores y de frutos; basta con la escucha de tu palabra, río que fecunda mi orilla yerma y la vuelve fértil, indemne a todo ataque xilófago. Contra ti nadie ni nada  puede; con ir al pozo a buscar agua, uno sabe que te encontrará sentado en el brocal aguardando mi sed de vida y amor. Y tu presencia hará el milagro de hacer de mi vida un manantial de agua que salta hasta la vida eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada